Deducibilidad de gastos por comidas de trabajo

Si eres autónomo o tienes un negocio, es probable que tengas que realizar gastos por comidas de trabajo con clientes o proveedores. Afortunadamente, estos gastos pueden ser deducidos en el Impuesto sobre Sociedades y en el IRPF siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre la deducibilidad de los gastos por comidas de trabajo.

¿Cuándo son deducibles las comidas de trabajo?

De acuerdo con la jurisprudencia, los gastos de atención a clientes y proveedores, incluyendo comidas, cenas y regalos, son deducibles en el IRPF y el Impuesto sobre Sociedades. Estos gastos persiguen un resultado indirecto y de futuro y están correlacionados con los ingresos, por lo que se consideran deducibles.

La jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre comidas de trabajo

Antes, la Agencia Tributaria exigía la acreditación de una relación directa entre el gasto y los ingresos, pero el Tribunal Supremo ha manifestado reiteradamente que estos gastos son deducibles. Es decir, los autónomos tienen derecho a deducirse en su IRPF cualquier gasto derivado de comidas, cenas o incluso regalos a clientes o proveedores sin necesidad de que esa acción tenga que dar como resultado un ingreso para el negocio.

Límites a la deducción

Aunque los gastos por comidas de trabajo son deducibles, existen ciertos límites que debes conocer. El límite para la deducción en el IRPF e Impuesto sobre Sociedades es del 1% de los ingresos anuales. Por otro lado, el IVA no es deducible por estos conceptos. Esta limitación a la deducción del IVA es considerada injusta y contraria al derecho comunitario, pero para defender el derecho, es necesario hacerlo en los tribunales.

¿Cómo justificar los gastos de comidas de trabajo?

En caso de inspección fiscal, es necesario demostrar que la persona a la que se ha invitado a comer o a la que se le ha enviado un regalo es alguien que colabora en la actividad o con el que se quiere iniciar un negocio. Cualquier medio de prueba es válido, como un email, un mensaje de WhatsApp o una llamada telefónica. Además, es importante tener en cuenta que para poder deducir estos gastos, deben estar debidamente justificados y documentados. Como conclusión, podemos comentar que los gastos por comidas de trabajo son deducibles en el IRPF y el Impuesto sobre Sociedades siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones y se justifiquen adecuadamente. Es importante conocer los límites a la deducción y estar preparado para demostrar la relación entre el gasto y la actividad profesional. Si tienes dudas sobre este tema, es recomendable que te pongas en contacto con nuestra Asesoría Fiscal en Madrid para que podamos ayudarte a entender mejor la deducibilidad de los gastos por comidas de trabajo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *